Sermón de Marcos 11:27-12:12 “La Vanidad de resistir a Dios.”

dado por: J.D. Alcala Bennett en La Iglesia Evangélica de La Puebla del Río

Intro: El Ministerio de Jesucristo en Jerusalén. De verdad fue muy poco tiempo el que el Hijo de Dios estuvo entre nosotros, pero Dios puso a sus discípulos allí, en un lugar estratégico, para testificar sobre todos los acontecimientos cruciales que ocurrieron en la Santa Ciudad aquella semana, durante aquella fiesta de Pascua, que comenzó con la Entrada triunfal de Jesucristo, la semana incluyó grandes debates con sus enemigos y grandes enseñanzas a sus amigos, a los discípulos, en el Jardín de Getsemaní y en el aposento alto, incluso después de su resurrección. Esta semana santa cambio al mundo para siempre. A muchos sevillanos les gusta todo lo relacionado con Semana Santa, los pasos y procesiones, las fiestas, la semana santa en Sevilla es muy distinta a la que vivió Jesús y los discípulos, pero los sevillanos si están correctos en una cosa, que si es una semana importante. La Semana Santa recibe mayor atención en los evangelios que los demás acontecimientos de la vida de Jesús antes de la Semana Santa. Los cuatros evangelios ponen énfasis en que tan importante eran aquellos días breves en Jerusalén.

Jesús ya ha terminado su tiempo de sanar y su tiempo de servicio y ha llegado la hora de su Tiempo de Sacrificio en la Santa Ciudad.

El Hijo de Dios ha entrado entro en Jerusalén sobre un pollino hijo de asno el domingo de ramos, el lunes Jesús limpio el templo, y hoy vemos la Vanidad de los líderes religiosos aquel martes, diciendole al Mesías e hijo de Dios: ¿Quién te crees que eres?

  1. La vanidad de cuestionar al Rey Mesías: “¿Quién te crees que eres?”

27 Volvieron entonces a Jerusalén; y andando él por el templo, vinieron a él los principales sacerdotes, los escribas y los ancianos,

28 y le dijeron: ¿Con qué autoridad haces estas cosas, y quién te dio autoridad para hacer estas cosas?

(Muestra el clip- ‘con qué autoridad’)

29 Jesús, respondiendo, les dijo: Os haré yo también una pregunta; respondedme, y os diré con qué autoridad hago estas cosas.

30 El bautismo de Juan, ¿era del cielo, o de los hombres? Respondedme.

31 Entonces ellos discutían entre sí, diciendo: Si decimos, del cielo, dirá: ¿Por qué, pues, no le creísteis?

32 ¿Y si decimos, de los hombres…? Pero temían al pueblo, pues todos tenían a Juan como un verdadero profeta.

33 Así que, respondiendo, dijeron a Jesús: No sabemos. Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.

Es interesante que la autoridad de Jesús fue cuestionada constantemente por los que ya tenían poder y autoridad. La gente que tiene poder, generalmente no quiere cederlo, pues los Sacerdotes y escribas no tenían amor verdadero para Dios en sus corazones y por eso Jesús los confrontaba, y ellos odiaban a Jesús tanto, en parte, porque él los vio como eran realmente: Hipócritas del peor tipo, porque toda su vestimenta, todas sus normas eran para mostrar una religiosidad exterior. Pero adentro estaban llenos de contaminación como un cadáver! Así les dijo Jesús, que eran como tumbas blanqueadas, porque estaban muertos espiritualmente, Los Saduceos, andaban siguiendo los pasos y rituales religiosos todo el tiempo, todos los días, para mantener privilegio, poder, respeto, superioridad religiosa. Cuando Jesús conoció a Nataniel en Juan, el dijo de tiro, este es un Israelita verdadero, en el no hay nada falso, el buscaba a Dios y le halló en Jesucristo, como dice Lucas 11:9:  “Buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”

Si los líderes religiosos realmente querían encontrar a Dios y a su Hijo, hubieran recibido con gozo la entrada triunfal a Jerusalén.

Juan el Bautista fue predicando arrepentimiento a Israel antes del ministerio de Jesús, pero vamos a mirar en Juan 1:19 como Juan el Bautista fue tratado por los Fariseos, cuando cuestionaron su autoridad.

  1. La vanidad de despreciar al último profeta del A.T., Juan el Bautista

19 Este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y levitas para que le preguntasen: ¿Tú, quién eres?

20 Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no soy el Cristo.

21 Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No.

22 Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?

23 Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.

24 Y los que habían sido enviados eran de los fariseos.

25 Y le preguntaron, y le dijeron: ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?

26 Juan les respondió diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio de vosotros está uno a quien vosotros no conocéis.

27 Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado.

28 Estas cosas sucedieron en Betábara, al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando.

29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Vemos que las autoridades religiosas eran preocupadas por Juan el Bautista ya que él fue enviado por Dios y ya que él tenía un testimonio verdadero. Juan el bautista tenía autoridad como el último profeta del Viejo Pacto, se puede decir que era el último profeta del A.T. aunque aparece en el Nuevo! Juan el Bautista fue tratado malamente por los labradores de la viña- no querían rendirle cuentas a un hombre que gritaba en el campo, a las orillas del río Jordán. Los Saduceos y fariseos tenían control del templo y de la religión judía, no era su propiedad, el templo y la salvación trataban de Dios, y no de sus sacerdotes, pero los sacerdotes y fariseos creían que todo lo que tenía que ver con la adoración a Jehová tenía que pasar por ellos. Habían olvidado quien era el dueño y quiénes eran los labradores, ellos eran los labradores, y por eso Jesús nos dio esta parábola, que sirve también para enseñarle a los pastores, y trabajadores de las Iglesias, los líderes de las Iglesias no pueden olvidar que son labradores en Su viña y no los dueños.   Así que los líderes religiosos querían quedarse con lo que querían para ellos mismos, pero vino Juan y después el mismo Hijo del Dueño para reclamar lo que era suyo. Mostraron mucha vanidad .

  1. La vanidad de los labradores malvados, de creer que eran más importantes y más poderosos que el Hijo Heredero.

Marcos 12:1 Entonces comenzó Jesús a decirles por parábolas: Un hombre plantó una viña, la cercó de vallado, cavó un lagar, edificó una torre, y la arrendó a unos labradores, y se fue lejos.

Y a su tiempo envió un siervo a los labradores, para que recibiese de éstos del fruto de la viña.

Y ahora volvemos a Isaías 5:1-7, quien puede leer en voz alta??

Ciertamente la viña de Jehová de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá planta deliciosa suya. Esperaba juicio, y he aquí vileza; justicia, y he aquí clamor. Isaías 5:7

Marcos 12:3

Mas ellos, tomándole, le golpearon, y le enviaron con las manos vacías.

Volvió a enviarles otro siervo; pero apedreándole, le hirieron en la cabeza, y también le enviaron afrentado.

Volvió a enviar otro, y a éste mataron; y a otros muchos, golpeando a unos y matando a otros.

El Nuevo Testamento y el mismo Jesucristo nos recuerdan como los profetas de Dios fueron maltratados. Jeremías hizo un buen trabajo escribiendo sobre sus sufrimientos, y la historia dice que fue cortado en dos partes por ser portavoz de Jehová. Mateo 23:35 “35 para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacaríashijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar.”

Jesús vino para cumplir los grandes propósitos de Dios: la salvación y la gracia para creyentes, y justicia y juicio sobre sus enemigos. Leamos el resto de la parábola en Marcos 12:6

Marcos 12: 6 »Por último, teniendo aún un hijo suyo, amado, lo envió también a ellos, diciendo: Tendrán respeto a mi hijo.

Mas aquellos labradores dijeron entre sí: Este es el heredero; venid, matémosle, y la heredad será nuestra.

Y tomándole, le mataron, y le echaron fuera de la viña.

¿Qué, pues, hará el señor de la viña? Vendrá, y destruirá a los labradores, y dará su viña a otros.

10 ¿Ni aun esta escritura habéis leído:
La piedra que desecharon los edificadores
Ha venido a ser cabeza del ángulo;

11 El Señor ha hecho esto,
Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? » Salmo 118

12 Y procuraban prenderle, porque entendían que decía contra ellos aquella parábola; pero temían a la multitud, y dejándole, se fueron.

  1. La vanidad de esta generación de desechar la piedra angular, de rechazar a Jesucristo.

Jesús es la piedra solida de nuestra fe. Con él podemos hacerlo todo, sin él, no podemos hacer nada, aparte de El no somos nada, somos polvo, flores que aparecen en Abril y desaparecen en junio, así es nuestra vida.  En esta vida todo es por Jesús, en Jesús, “vivimos porque él vive”, como dice la alabanza. Jesús que fue despreciado por los saduceos y fariseos, conocemos pocos nombres de ellos, quien sabe cómo se llama el principal escriba del tiempo de Jesús, o el principal Fariseo. Han sido olvidados con el tiempo, pero en el mundo entero conocemos un nombre: Jesús. Jesús ha sido prohibido por gobiernos, por los comunistas en Rusia, pero la gente mantenía su fe aun bajo persecución. En puertas abiertas podemos leer como hermanos evangélicos por todo el mundo entero están perseverando, perdiendo todo, sus trabajos, sus casas, sus hijos y esposas, pero mantienen la fe.  Pero hay de los egoístas de este presente generación, que creen tan chulos, mas rechazan a la piedra angular, Jesucristo, su único esperanza de vida eterna.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s