La Entrada Triunfal de Yeshua haMachiach, Hijo de David, Mesias de Yisrael.

El Domingo de Ramos

Pasajes: Lucas 19:28, Marcos 11:1-11, Mateo 21: 1-15 John 12: 9- 34

La Entrada Triunfal el domingo de ramos era el mayor cumplimento de profecía en historia. Era la gran prueba de Dios cumpliendo su palabra no solo a Israel y a la dinastía de David, mas a la humanidad. Era la llegada que esperaba los grandes hombres de fe, como Abraham, Moisés, David, Daniel y Zacarías.

Imagino que los profetas vieron las profecías como un gran misterio. Dios revelo a Jeremías que Dios escribirá un nuevo pacto, no como el pacto entre Ezra y Nehemías con el pueblo, no como el pacto con Noé o con Moisés o Abraham, no, era un pacto en que Dios mismo quitara los pecados de su pueblo. Los profetas entendieron partes de la llegada del Mesias, pero era un gran misterio! Emmanuel: Dios con nosotros, que misterio!

Desde la creación del paraíso de Eden, el mundo fue contaminado con el pecado que trajo el serpiente. Desde Adán y Eva, a través de todo el antiguo testamento, nuestra tierra esperaba la llegada del Mesías príncipe, Emmanuel, el Padre Eterno que era el Hijo de David, León de Judá, el Cordero que derrama su sangre sin abrir su boca. Jesucristo cumplió todo, y hoy, en el domingo de ramos, recordamos que era un hecho verdadero, histórico y profético. El Mesías llego Justo y Salvador, humilde y cabalgando sobre un asno. Profecía mencionados en los evangelios: Mateo 21:5, Juan 12:14 es Zacarias 9:9: Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

Hasta el día de su llegada era perfecta.  Vino a Jerusalén sabíendo que ocurría. Su tiempo había llegado. Era hora de empezar la pascua judía, para recordar el cordero sin mancha sacrificada por su sangre. Y Jesús llego a tiempo. Dios nunca llega tarde, llega siempre a tiempo.  Dios prometió que el Mesías vendrá el día en que vino en la profecía de Daniel, Dios prometió que el Mesías acercara a la ciudad Santa de Jerusalén, en el monte de Sion montado en un burro.  Daniel 9:25-27  “Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.”

Que fiel eran las profecías de Daniel y Zacarias sobre el Mesías Príncipe. Baruch haba b-shem Adonai, Bendito sea el que viene en el Nombre de Adonai.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s