Sardis
Estudio de una iglesia muerta

Sardis: Un Estudio por Juan David Alcalá Bennett 

Apoc. 3: 1-6 “Escribe al ángel de la iglesia de Sardis: Esto dice el que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas: Conozco tus obras; tienes fama de estar vivo, pero en realidad estas muerto. Despierta! Reaviva lo que aun es rescatable, pues no he encontrado que tus obras sean perfectas delante de mi Dios.  Así que recuerda lo que has recibido y oído, obedécelo y arrepiéntete.  Si no te mantienes despierto, cuando lo menos esperes caeré sobre ti como un ladrón. Sin embargo, tienes en Sardis a unos cuantos que no se han manchado la ropa. Ellos, por ser dignos, andarán conmigo vestidos de blanco.  Jamás borrare su nombre del Libro de Vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante sus ángeles.  El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”   

Autopsia de una Iglesia Muerta: Sardis

La Muerte. El Salmo ciento dieciséis habla de la muerte: “Mucho valor tiene a los ojos del Señor la muerte de sus fieles.” Es distinto el tipo de la muerte del cual Jesús hablaba a la Iglesia de Sardis aproximadamente en 90 AD:  “Pero en realidad estas muerto.”  Imagino que hay muchas personas que piensan que van al cielo, pero no irán.  También hay muchos cristianos, “entre comillas”, y sectas media cristianos como los Testigos de Jehová y los Mormones  que piensan que van muy bien, que van al cielo. He conocido muchos diferentes tipos de personas viajando por el oeste de Europa y Norte América, y casi siempre, si estoy sentado en tren o bus o avión, sale a su atención que no solo soy extranjero, que soy un misionero evangélico. Siempre me preguntan, en Guatemala y en el canjilón de Coria, “? Que hace usted aquí, tan lejos de California?”

Pues hace un mes tuve a dos señoras españolas diferentes preguntándome sobre la fe cristiana.  Las dos eran católicas practicantes. Querían saber si irían al cielo.  O querían saber de mi “?como es que soy tan seguro que iré al cielo?” y “?Por qué no irían al cielo los budistas y musulmanes y los hindúes?” Pues me encanta la oportunidad de explicar como sabemos con seguridad que somos hijos de Dios.  Es por esa causa que he dejado una vida más cómoda en California.  Hace diez años yo tuve un coche mucho más lujoso que ahora, Dios quería sacrificio y obediencia de mi parte, quería mi fe, El quería que confiara en El. 

Aquí veremos una respuesta a la pregunta, “¿como sabemos si iremos al cielo?”

Dios nos ha dado una promesa bastante fiable: “Jamás borrare su nombre del Libro de Vida”    

No damos la vida espiritual a nosotros mismos, aprendemos de este pasaje que recibimos la vida completa, el Espíritu completo de Dios de la boca de nuestro Salvador.  Cualquier iglesia, como la iglesia esta, la de Sardis, puede pretender ser parte del cuerpo de Cristo, cuando realmente ya no es.  Pensaron que eran del equipo correcto, siendo cristianos.   En la Costa Este de los Estados Unidos, hay monumentos evangélicos de tiempos ya pasados.  Hace un siglo predicaron el evangelio, pero a través de los años la tradición tomo el lugar de la enseñanza bíblica. Olvidaron la comunidad cristiana lo que aprendieron del primer pastor.   Hoy muchas personas en estas iglesias en Nueva Inglaterra no recuerdan los grandes sermones recibidos en los años mil setecientos o tampoco los mil novecientos! Son grandes y hermosas iglesias protestantes que no sirven para mucho, como tantas iglesias católicas en ES.  No son más que monumentos de un tiempo cuando la gente tomó su religión más en serio. A los católicos les pasa lo mismo también.  Si fuera necesario destruir la catedral de Sevilla y re-edificarla hoy en día, no sería posible.  La gente de la calle, aunque pretende ser católica, no quiere trabajar sin cobrar como muchos hicieron voluntariamente o por presión en los tiempos medievales.   Quieren el pago de los sindicatos. La catedral de Sevilla, está muerta. Los católicos no recuerdan las enseñanzas de los apóstoles del primer siglo, quienes  tienen su cara grabada en piedra en la puerta.  Hoy en dia no quieren arrepentimiento tampoco.  Por eso dijo Cristo:

“Así que recuerda lo que has recibido y oído, obedécelo y arrepiéntete”

 El DR. VANCE HAVNER dijo que cada ministerio empieza con un hombre.  Después convierte en movimiento, después en una maquina, pero al final se convierte en monumento.  La Iglesia de Sardis ya era un monumento de lo que era hace años.  Aun tenía fama en aquel tiempo, los buenos tiempos cuando era un movimiento y maquina cristianos, pero ya estaba muerta.   Estaba viviendo de reputación de los tiempos pasados, ya no era más que un monumento del primer movimiento Cristiano en la antigua reina de Lidia.  Lo que es probable es que desde la llegada del evangelio a Sardis en el tiempo de Cristo hasta los años 80’s, durante los cincuenta años en que existían creyentes era posible que fuera como una gran montana Rusia, los nuevos creyentes empezando con vigor y siendo transformados por la noticia que habia venido Cristo, pero tras los años, cayeron la comunidad en una religión muerta. Los líderes murieron, los apóstoles se trasladaron a nuevos campos misioneros, la congregación se puso quieta y se quedo en una rutina muerta.  Yo he visto esto pasar en algunos sitios en solo unos pocos años.  En un año, he visto un ministerio cambiar por completo, cuando un líder se marcho, y dentro de un año el ministerio cayo de novecientas personas a casi ochenta.

Cuando empezamos la carta a Sardis, hay un simbolismo confuso: habla de “los siete espíritus de Dios” y “las siete estrellas”.  Se puede traducir de la mentalidad hebrea del apóstol Juan y de lo demás de la Biblia, que Siete significa algo completo. Y la palabra “Espíritu” en griego se puede traducir: “respira” y “vida”.  Así a la congregación en Sardis, que era griego-hablante, quien conocía algo de la historia judía, (si no era judíos, como muchos creyentes del primer siglo), entendió el versículo como “El que tiene el Espíritu completo, el que tiene Respiración Completo de Dios.” Así en este carta, la iglesia recibe la mala noticia de Jesús que su iglesia está muerto.  Por la boca de Él con el Espíritu Completo, El que tiene Vida y respiración completa de Dios, viene una mala noticia. Jesús ha resucitado hace 60 años cuando el apóstol Juan, siendo anciano, recibió el mensaje de Apocalipsis.    

Sardis tenía fama en otros tiempos.  Era la antigua capital del Reino de Lidia, ya no. Sardis era rica y poderosa en siglos ANTES de Cristo.  Durante el imperio persa, era la capital de Asia menor, hoy en día Turquía. Era una ciudad hermosa, monumental.  Fue edificada sobre la Montana Temolus como el alcázar de Carmona o la Alhambra sobre el Generalife.  Pero los historiadores cuentan que los de Sardis cayeron en la irrelevancia. La ciudad de Sardis vivía en los años 90 después de Cristo, de su fama antigua, de sus viejas riquezas. Los de Sardis perdieron su poder. Tenía una antigua Necrópolis, un cementerio enorme y monumental, fueron obsesionados con la muerte cuando eran ricos. La ciudad sabía muy bien que significa “la muerte”. No es por casualidad que Jesús dice “estas muerto”. Habla Jesús en términos que ellos pudieron entender- y la muerte si entendieron. Otra ilustración que uso Jesús es: Despiértate, edifican las cosas que quedan. Sardis no tenía solo un Necrópolis de los muertos, más un Acrópolis, que era como una torre, una fortaleza monumental de doscientos metros de altura, enorme en los siglos antes de Cristo, y se hallaba la torre sobre un peñasco a la esquina de la montana. Pues era impresionante y muy difícil tomar Sardis en los siglos antes de Cristo, la torre de Sardis protegió la población durante un sitio.  Pues solo dos veces fue conquistada la ciudad. No porque cayo la torre más porque las guardias durmieron, y las espías persas encontraron la puerta secreta de la torre, y tomaron Sardis cautivo.   ¿Mientras que?  Mientras sus guardias durmieron.  Entonces todo el mundo en el Sardis de 90AD entendió “despiértate”. Como decía yo, Jesús era irónico. Jesús está diciendo “Despiértate Cristianos, Despiértate Sardis, no caigas victima otra vez, edifica la obra de Dios, la torre de verdad. Para que no mueras, para que no caigas cautivo de nuevo a tus enemigos. 

Pedro escribió “Satanás te busca como un león hambriento.” Satanás está esperando que nos pongamos cómodos en nuestra relación con Dios.  El quiere que olvidemos el tiempo con nuestro Pan Diario, nuestro tiempo devocional.  Satanás quiere que digas: “Estoy muy cansado para hacer mi lectura bíblica hoy, mañana lo hare.”   Jesús nos dice por nuestro propio bien: “Edifica lo que queda”.

 “Un momento descuidado combinado con una actitud descuidada llevo a una derrota sin precedentes.” Por eso dijo Cristo “cuando menos lo esperes caeré sobre ti como un ladrón.”

Es bien documentado en la historia por Herodoto que Sardis, en su tiempo de gloria bajo el Rey Cresus, fue tomada por el Rey Ciro de Persia, el mismo quien dejo a los judíos volver a Israel al final del cautiverio babilónico en el Segundo libro de Cronicas.  El Rey Ciro gano el sitio ofreciendo un premio lucrativo al guerrero quien podia tomar la torre mas fuerte de la ciudad.  Un soldado llamado Hirodees empezó a estudiar la torre dia tras dia. Un dia un guarda de Lidia perdió su yelmo, cayo los tres cientos metros hasta el suelo, entonces Hirodees observo el soldado salir de la torre de un pasaje secreto.  Por la noche Hirodees con sus compatriotas Persas, tomaron la torre mientras durmieron la guardia de Sardis.

No es sorpresa que Jesus dijo a Sardis: “Despiertate”.  Hoy tenemos este mensaje, del Espiritu Completo de Dios. “Despierta! Reaviva lo que aun es rescatable, pues no he encontrado que tus obras sean perfectas delante de mi Dios.  Así que recuerda lo que has recibido y oído, obedécelo y arrepiéntete.  Si no te mantienes despierto, cuando lo menos esperes caeré sobre ti como un ladrón.” No queremos ser avergonzados en la venida de Cristo, el viene como ladron en la noche.  Al contrario, queremos ser reconocidos por Cristo.  ¿No quieres que cuando venga Jesus mismo para reinar en la tierra, que el conozca tu nombre y que te reconzca como amigo fiel? ¿No quieres andar con Cristo vestido de blanco?

Tienes en Sardis a unos cuantos que no se han manchado la ropa. Ellos, por ser dignos, andarán conmigo vestidos de blanco.  Jamás borrare su nombre del Libro de Vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante sus ángeles.

Yo quiero oír mi nombre,  nombrado en el Libro de Vida, reconocido frente a Jehová de Ejércitos.  Que honor, que gracia, de ser nombrado con Pablo y Pedro, el Rey David y Moisés.  Yo estoy seguro que mi nombre está escrito en el Libro de la Vida.  No voy a tener una segunda muerte, voy a morir una sola vez, si no viene Cristo en mis días, y después reinara con Cristo para siempre.  Y que día será, cuando ando en las calles de oro, con Cristo, vestido de blanco!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s